María Pagés Compañía

María Pagés
Creadora

La singularidad de María Pagés reside, precisamente, en su personalidad creativa poliédrica. A través de su liderazgo directivo y de sus coreografías ha sabido superar las dificultades que podría suponer la tradición. Manteniendo con esta última, un diálogo vivo y continuo. 

Gracias a este diálogo, la coreógrafa siempre ha sabido trascender las diferencias culturales, integrándolas en su lenguaje como savia y vida nueva. Lo ha hecho siempre sin perder sus orígenes. 

Está convencida, también, de que poner en diálogo a los lenguajes artísticos favorece una mayor comprensión de la verdad orgánica del arte flamenco y de la vida. Su relación dinámica inquieta con la tradición la lleva a integrar serenamente las especificidades de un Yo que camina sin miedo en medio de la diversidad del Otro. 
 

Artista iconoclasta, tanto en la vida como en  su creatividad, María Pagés trabaja la modernidad como espacio memorístico en movimiento y concepto dinámico de los lenguajes, las formas, los símbolos y las ideas. Su aportación creativa y estética al Flamenco reside precisamente, en su capacidad de dialogar sin complejos con todos ellos y hacer que se integren mutuamente y se acepten en la hospitalidad mítica del Flamenco. 

Ha hecho de la danza y del flamenco su patria poética

Tanto en la vida, como en su creatividad, la modernidad es memoria en movimiento y dinamismo de nuestros lenguajes e ideas. Su aportación creativa y estética reside en su serenidad de hablar sin complejos con todos los lenguajes y hacer que acepten la hospitalidad mítica del flamenco. 

Utilizando los códigos fundamentales del lenguaje flamenco e investigando dentro y fuera del mismo, Pagés demuestra ser una pionera en el entendimiento del flamenco como un arte en evolución, contemporáneo y vivo.

Ha superado en sus coreografías las diferencias culturales, convencida de que el diálogo entre los lenguajes artísticos favorece una mayor comprensión de la verdad orgánica del arte y de la vida.